Profesorado Honorario

La distinción de "Profesor Honorario" es conferida a las personalidades de las más alta jerarquía académica, intelectual, artística, científica o de cualquier índole con proyección nacional o internacional.

Profesor Honorario
NombresDr. Manuel Granell Muñiz
Acta de AprobaciónApplication-pdfActa D1971-02 Ordinaria del Consejo Directivo de fecha 20-01-1971
Acta de Proclamación --
Resumen

 

BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA:

 

Nace en Oviedo, 1906 – Fallece en Caracas, 1993. Filósofo. Comienza sus estudios en la Facultad de Ciencias de Oviedo con la intención de continuarlos en la Escuela de Arquitectura de Madrid. Pero cuando acude a la Villa y Corte para examinarse, en 1925, descubre “la guarida donde Ortega y Gasset daba un seminario para doctores en ciernes”. Fracasa en sus exámenes y confiesa su apego a la filosofía. La prudencia paterna le aconseja estudiar Leyes. Se licencia en Derecho (Oviedo, 1929). Este mismo año viaja a Paris. En Hendaya, visita a un desterrado por la dictadura de Primo de Rivera: Unamuno. “Una dolorosa experiencia de la que no quiero acordarme”. En enero de 1930, estrena en la Ciudad Universitaria madrileña “un plan de estudios bajo el mando de García Morente”. Crucero universitario por el Mediterráneo (1933), paseos y charlas con Ortega y Gasset, Zubiri, Gaos, etc., colaboraciones asiduas en la Revista de Occidente. En 1936, se licencia en Filosofía y Letras, obtiene una plaza en el Instituto de Elche (Alicante) y al año siguiente se casa. Después de la guerra civil, cuando ya estaba en Francia, vuelve para ayudar a sus padres. Su padre muere en el campo de concentración de Deusto. Pese a todo, puede continuar al lado de su madre en España. Logra ser profesor de Humanidades, durante un año, “allá por campos zamoranos”, luego se dedica a la enseñanza privada, traduce para algunas editoriales, publica trabajos literarios y su primer libro: Cartas filosóficas a una mujer (1946). Al final de la década, ve luz su Lógica (enero, 1949) y otro libro: Estética de Azorín. En octubre de este mismo año, recibe de la Universidad Central de Venezuela una oferta para enseñar en ella “por motivos suyos y sin influencia alguna”. Anexa el contrato a su pasaporte retenido durante los años anteriores. Esta vez logra salir de España y llegado enero de 1950, ya imparte clases en Caracas. Se nacionaliza venezolano en 1959  y obtiene el Doctorado en Filosofía en 1964 con la tesis: La Vecindad humana. Fundamentación de la Ethología.

 

Si La Lógica “está siempre determinada por una metafísica, confiéselo o no”, La Vecindad humana es una fundamentación de la ethología, del ethos-morada, pues “el hombre en cuanto humano carece de habitat y su quehacer vital redúcese a inteligible hechura de vecindad, en suma, a artificiosa componenda para transformar lo inhóspito en habitación acogedora”

 

La vecindad humana, su obra capital, es premiada en 1970 (Premio de Investigación de la Universidad Central de Venezuela, Caracas). Cofundador de la Sociedad Venezolana de Filosofía, dirige, desde marzo de 1972, el Instituto de Filosofía de la Central, hasta su jubilación en 1977. Después de varios viajes por España y a su región natal, Asturias, muere en noviembre de 1993, en Caracas, en la quinta que el diseñó “para el cultivo, cual Cándido en su jardín, del frío filosofar y el poético sentir sin que entren en conflicto”

 

 

COMISIÓN ORGANIZADORA

ACTA DE LA SESIÓN DEL 20 DE ENERO DE 1971

 

“En la Sala de Conferencias de la Universidad Simón Bolívar, el 20 de enero de 1971, a las 8:30 a. m. se reunió la Comisión Organizadora bajo la Presidencia del Rector, Dr. Ernesto Mayz Vallenilla. Asistieron a la reunión los Dres. Antonio José Villegas, Vicerrector Académico; Freddy Arreaza Leáñez, Vicerrector Administrativo; los miembros vocales, Dres. Rafael Teodoro Hernández, Ignacio Iribarren, Justo Pastor Farías y Gustavo Legórburu; los delegados profesorales y Decano de Estudios, Dres. Segundo Serrano Poncela y José Giménez Romero; el Decano de Estudios de Postgrado, Dr. Simón Lamar; y el representante de los estudiantes, Br. Marcos Zafarani.

 

(…) A propuesta del señor Rector, la Comisión Organizadora acordó designar Profesor Honorario al Dr. Manuel Granell Muñiz, en reconocimiento a los eminentes servicios que desde 1950 presta a la educación universitaria venezolana, a su dedicación a las disciplinas filosóficas y a su importante obra publicada. El señor Rector lo destacó como una de las figuras más distinguidas del pensamiento hispánico y como un hombre de una contextura moral que lo califica para llevar con dignidad la condición de Profesor Honorario de esta Institución.

 

ACTA DE PROCLAMACIÓN DE LA DISTINCIÓN HONORÍFICA PROFESOR HONORARIO
RESOLUCIÓN RECTORAL N° 1 DE 1972

 

Dr. Ernesto Mayz Vallenilla, Rector de la Universidad Simón Bolívar

 

            Por cuanto la Comisión Organizadora y El Consejo Directivo Universitario, a tenor de lo dispuesto en los Artículos 14, letra M y 103 del Reglamento de la Universidad y mediante resoluciones de fecha 9 de diciembre de 1970; 20 de enero, 17 de febrero, 21 de julio y 21 de octubre de 1971; y 5 de diciembre de 1971, confirió el título de Profesores Honorarios a los ciudadanos doctores Wilhem Machler Fehr, Manuel Granell Muñiz, Angel Palacios Gros, Onofre Rojo, Melchor Eduardo Centeno Vallenilla, José Ignacio Baldó, Angel Rosenblat, Guillermo Zuloaga, José Melich Orsini y Armando Vegas.

 

Resuelve:

 

1° Procédase, en acto público y solemne que habrá de celebrarse el 19 de enero de 1972, a otorgar el título de Profesores Honorarios de la Universidad Simón Bolívar a los señores doctores: José Ignacio Baldó, Melchor Eduardo Centeno Vallenilla, Manuel Granell Muñiz, Wilhelm Machler Fehr, José Melich Orsini, Angel Palacios Gros, Onofre Rojo, Angel Rosenblat, Armando Vegas y Guillermo Zuloaga.

 

2° Incorpórese a los nombrados Profesores Honorarios al personal académico de la Universidad, con la antigüedad correspondiente a las respectivas y con el goce de todos sus derechos.

 

3° Inscríbase en el libro de Actas de la Universidad. Dado, firmado y sellado en Sartenejas, a los diecinueve días del mes de enero de mil novecientos setenta y dos.